Publicado el Deja un comentario

Cuando parar no es una opción sino una necesidad

¿Cómo compaginar el ritmo frenético del día a día con una buena planificación? ¿Cómo llegar a final de mes sin tener que decir sí a 4 proyectos diferentes a la vez? ¿Cómo sacar adelante paralelamente el trabajo de taller y el de gestión? En definitiva, ¿cómo ser una micro-empresa y no morir en el intento?

Pues mira, yo, por el momento, no he encontrado la solución a ninguna de estas preguntas, y es por esto que necesito parar. Por que hay días que siento que la vida me atropella.

Si miro el camino recorrido hasta ahora con Art and Seams pienso en todo lo que me habría gustado hacer diferente, o en todo lo que simplemente me habría gustado hacer pero no he llegado; supongo que darme cuenta es aprendizaje al fin y al cabo.

La moda es cambiante y corre tanto como la vida misma. La moda slow intenta no hacerlo, pero la realidad es que resulta muy difícil construir un proyecto desde otra perspectiva y conseguir que funcione. Estoy en el momento de más ventas de Art and Seams y esto quiere decir de más trabajo, así que la marca debería evolucionar; en la lógica capitalista debería crecer para poder producir más y vender más para que fuera realmente sostenible a nivel económico… Pero no tengo claro que sea esto lo que yo quiero, ni que el ritmo de trabajo que eso me va a exigir sea el ritmo que quiero mantener. Entonces prefiero parar.

Parar no siempre significa lo mismo… A veces es coger carrerilla o perspectiva, a veces parar es redefinir o decidir retomar el camino dónde lo habíamos dejado pero con energía renovada, o a veces es dar un salto del vagón y ver en qué paraje has caído. Ahora mismo no sé qué será mi pausa, pero siento que la necesito.

La sostenibilidad es una utopía si no es a todos los niveles. Por eso decimos siempre que por mucho que las grandes marcas saquen colecciones “sostenibles” o “conscientes” es falso, ya que lo que NO es sostenible de ninguna manera es el sistema de producción y consumo que representan. De la misma manera no es sostenible una micro empresa como la mía cuando no me permite sostenerme económicamente, cuando es imposible sostener las otras esferas de mi vida y tener una conciliación real, no es sostenible cuando el desgaste físico y emocional no me permiten mantener el ritmo, o cuando tengo que sostener clases, producción de ropa, encargos y gestión empresarial. No, esto no es sostenible a ningún nivel.

Quizás está sonando a derrota y no me siento así para nada. Creo que es una evolución y una toma de conciencia necesaria. El camino hasta aquí ha sido enriquecedor y de gran aprendizaje; y estoy feliz de lo que he sido capaz de construir, vaya hacia donde vaya a partir de ahora.

Agradezco enormemente todo el apoyo de mi gente durante estos años, así como todas las personas desconocidas que han confiado en mi, en mi proyecto y en mis productos.

Imágenes de Unsplash: Nathan Anderson, Aron Visuals, Gianandrea Villa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *